... pero boicoteará a los Beatles.

¡Monos del mundo, uníos!

Porque

  1. La dictadura castrista quiere prohibir este arte degenerado:

    Esos fenómenos contraproducentes y transgresores … constituyen … una muestra de subestimación a la capacidad de apreciación de nuestro pueblo y una grave ofensa a su sensibilidad.

    Existe lamentablemente un sector del público que estimula esas expresiones, que van más allá de la música y tienen que ver con actitudes marginales visibles en ciertas zonas de nuestra realidad y, peor aún, con intermediarios, falsos promotores y funcionarios administrativos que no solo conviven, sino lucran con tales manifestaciones.

    […]

    No se trata exclusivamente del reguetón. Expresiones vulgares, banales y mediocres se registran en otras prácticas musicales. De modo que no debemos particularizar en un género. Pero no es menos cierto que en el reguetón esto es mucho más notorio.

    […]

    El ICM y su sistema de instituciones ha adoptado medidas, que van desde la descalificación profesional de aquellos que violen la ética en sus presentaciones hasta la aplicación de severas sanciones a quienes desde las instituciones, propician o permiten estas prácticas. Estamos enfrascados en un proceso de depuración de los catálogos artísticos de nuestras entidades, que va encaminado a erradicar cualquier práctica que por su contenido se aparte de la legitimidad de la cultura popular cubana.

  2. Mis queridos compañeros, los organilleros de Ciudad de México, tampoco lo estiman, y hay que diferenciarse para sobrevivir en este bisnis:

    En 2013, los capitalinos podremos escuchar un organillo con ocho canciones de los Beatles, la apuesta más moderna hasta ahora de los organilleros capitalinos.

    Luis Román Dichi, secretario general de la Unión de Organillos del Distrito Federal y de la República Mexicana, comentó que están a la espera de que envíen desde Guatemala el instrumento que será probado primero en Morelia y Guadalajara y, si gusta, en la capital.

    Explicó que debido a la expansión que viven, han tenido que cambiar su repertorio de canciones para atraer a más públicos.

    Fuera del Centro Histórico capitalino, donde operan 120 organilleros, otros lugares donde se han popularizado en los últimos siete años son las delegaciones Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Tlalpan y Coyoacán, también en Ecatepec y Nezahualcóyotl, municipios del Estado de México.

    “Las hemos modernizado, ahora tocamos melodías de Vicente Fernández, Armando Manzanero, Juan Gabriel. Incluso, tenemos un organillo que toca la cumbia ‘La del Moño Colorado’, ha gustado mucho”, dijo.

    El oficio se ha incrementado en más del 50 por ciento durante los últimos siete años, según datos de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo del DF (STyFE).

    Actualmente hay 178 organilleros ofreciendo melodías a cambio de monedas en las calles de la ciudad; en 2005, llegaron a contabilizarse 70 operarios.

    “Lo que sí no incluiremos en nuestro repertorio es reggaeton. Se imagina a un organillero tocando algo así. No. Jamás”, comentó Román Dichi.

Lo de los Beatles es sencillo: yo soy demasiado tonto y ellos demasiado buenos.

El reggaetón: ¿qué y cúando?

Me encantó la mezcla de música de banda de vientos con electrónica que conocí en México bajo el nombre de Nortec Collective:

… y desde el mismo país he escuchado experimentos reguetoneros que me gustan.

Pero no se puede hacer todo a la vez, y antes quiero intentar algo con el jevi clásico. Don Julián de Mercadona me está aconsejando en asuntos de repertorio, he conocido a una chica que dicen que canta muy bien, aunque le falta tiempo, y hay tres (3) ukelelistas que (sin sacar el instrumento de su caja) dicen estar interesados en tocar lead.

El Organillero, 2013/06/18

Ferdinand van Kessel (?), Die tabakrauchende Affenrunde

No subvencionado:
RSS foot