Toros: Finito de Córdoba indulta a ‘Organillero’, de Fuente Ymbro

Pros, contras, divagaciones.

Krishna tocando la flauta para Radha y dos vacas, detalle (1897, Pune).

Krishna tocando la flauta para Radha y dos vacas, detalle (1897, Pune). Image: Wellcome Trust.

El Mundo:

Un muerto menos, un competidor más:

Un refrán tamil explica que una vaca que baila se ordeña bailando, y una vaca que canta se ordeña cantando (A dancing cow you must milk dancing; and a singing cow you must milk singing), pero puede resultar peligroso. El Profesor Grohmann (1824):

Una vez presencié un espectáculo extraño: el efecto que tiene la música en las vacas. No muy lejos de un pasto sonaba un organillo, por lo cual las vacas se ponían furiosas y se precipitaban en saltos de baile hacia el lugar de donde venía el sonido. Todas resoplaban violentamente, se chocaban entre sí, y hacían miles de movimientos convulsivos. Me hubiera gustado ver qué pasaría, pero el organillo se detuvo y las vacas recuperaban la tranquilidad.

Ein sonderbares Schauspiel habe ich einmal mit angesehen, welche Wirkung die Musik auf die Kühe macht. Nicht weit von einer Weide spielte eine Drehorgel; die Kühe kamen dadurch wie in Wuth, eilten in tanzähnlichen Sprüngen auf die Gegend zu, wo der Schall herkam. Alle schnaubten wild, stiessen sich und machten tausend convulsivische Bewegungen. Ich hätte gern sehen mögen, wie dies gehen würde; allein die Drehorgel hörte auf und so waren die Kühe auch wieder ruhig.

Érase una vez hice una película interactiva para la junta de comercialización del sector lácteo holandés, en la cual salía una vaca cantando en primer plano la “Heute nacht oder nie” (Esta noche o nunca) de los Comedian Harmonists. Ni clip ni vaca tengo aquí, pero sí la gama de colores bastante frisona y la canción:


Conversation

Your email address will not be published. Required fields are marked *