Maté a mi señora como me da la gana

Por Higinia Balaguer.

1889, en el archivo imprescindible de La Vanguardia. El pedazo de merluza es el golpe maestro:

  • 1.ª declaración.—Que mató á su señora al regresar de misa, al medio día.
  • 2.ª declaración.—Que la mató á las ocho de la noche.
  • En el juicio oral.—Que la mató á las seis de la tarde.
  • 1.ª declaración.—Que mató á su señora en el momento de estarse quitando las botas en la butaca del gabinete.
  • 2.ª declaración.—Que la mató encontrándose de pie, apoyada en una de las columnas de entrada de la alcoba del gabinete.
  • En el juicio oral.—Que la mató en la sala y arrastró después el cadáver á la alcoba.
  • 1.ª declaración,—Que cuando la mató estaba sin medias ni zapatos.
  • 2.ª declaración.—Que cuando le dio la primera puñalada estaba quitándose la última media.
  • En el juicio oral.—Que estaba en la puerta de la sala medio vestida.
  • 1.ª declaración.—Que la reprensión de la señora que motivó el hecho, ocurrió en el gabinete.
  • 2.ª declaración.—Que el último regaño que precedió al atentado fue en el comedor.
  • En el juicio oral.—Que la señora la insultó hallándose en la puerta de la sala.
  • 1.ª declaración.—Que la riña comenzó porque la señora vio rota una taza correspondiente aun juego de café que había sobre la chimenea del gabinete.
  • 2.ª declaración.—Que el juego de café á que pertenecía la taza rota no estaba en el gabinete sino en una pieza contigua.
  • En el juicio oral.—Que la cuestión comenzó porque la señora la llamó desde la puerta de la sala, estando ella en la cocina, y mostrándole un par de botas que tenia en la mano, la llamó sucia, guarra, cochina, le tiró una de las botas que le dio en un costado y con la otra le dio en la cara, haciéndole con el tacón un arañazo en un labio.
  • 1.ª declaración.—Que no recuerda de qué modo cogió y manejó el cuchillo.
  • 2.ª declaración.—Que fue á buscar á la cocina el cuchillo pequeño y llevándolo cogido del mango, con la punta hacia arriba y oculto con el brazo y la mano en el bolsillo del vestido, volvió al gabinete é hirió á su señora.
  • En el juicio oral.—Que cuando la llamó la señora, estando ella en la cocina arreglando un pedazo de merluza, fue á la sala, teniendo en la mano un cuchillo (el pequeño) y con él le dio varios golpes.

Recordando tan esenciales contradicciones el fiscal, cumpliendo un precepto de la ley, y el letrado de la acción popular, celoso también en la investigación de la verdad, han tratado de obtener una explicación. Pero Higinia Balaguer ha cortado por lo sano y pronto, diciendo: «Ahora digo la verdad. Antes de ahora he mentido siempre.»

Buscaba organilleros asesinos, pero los del crimen de Carabanchel (Notas de Madrid, columna anterior) resultaron ser inocentes.

Similar posts


Conversation

Your email address will not be published. Required fields are marked *