How West Africans won the heart of Cádiz

African-ish bands have been the talk of Andalusian ports since Cervantes. In 1935 the carnival association Orquesta Senegalesa didn’t win any prizes with this song:

Aquí está la Orquesta Senegalesa
que tocamos las notas con gran limpieza,
llegamos desde Londres en un tranvía
a visitar la tierra de la alegría.

Hemos visto mujeres a cual más bellas
y un vino blanco regio en las botellas,
ya no se van de Cádiz estos negritos
hasta que no se acabe el pescado frito.

Es esta tierra tan hechicera
que amor le ha de tomar cualquiera,
aquí se trata al forastero
con un cariño verdadero.

El gaditano es tan paguato
que casi siempre paga el pato,
abusan mucho de su nobleza
hasta que un día se la vaya la cabeza.

I wonder how and why a Senegalese orchestra got to Cadiz by tram from London of all places. Were British nigger minstrels that famous?

The final threat in the song as to what might happen if these visitors stop taking of the local wine, women and fried fish alone was a fairly empty one: 18 months later the Army of Africa took Cádiz and decisively changed the course of the civil war.

From an interview with a recent immigrant whose lack of papers let him stay, but who has since rediscovered that he is Nigerian:

–Se quedó, consiguió trabajo y se casó. ¿Con mujer africana?
–No, blanca, española de Cádiz.
–¿Le gustan las blancas?
–Yo nunca había pensado si me gustaban. Eran personas que estaban en otros mundos. Nunca había pensado en eso. Pero llegué aquí y es lo que había.
Y se quedó mirándome, muy serio, por varios segundos, Hasta que metió la cara entre las manos y rió largamente.

Similar posts


Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *